Blog iMove

La lesión de Cory Higgins, al detalle

El jugador azulgrana fue intervenido este lunes de un problema en la fascia plantar de su pie izquierdo
El doctor Enric Puñet, especialista de la Unidad de Pie de iMove-Clínica Mi Tres Torres nos explica las claves de la fascitis plantar crónica

El escolta Cory Higgins ha sido intervenido este lunes según anunciaron los servicios médicos del FC Barcelona, de la fascitis plantar crónica de su pie izquierdo. 

«Una fascitis plantar sería una especie de tendinitis en la planta de pie. Es una patología muy frecuente, especialmente en personas que trabajan de pie o que caminan mucho», explica el doctor Enric Puñet, traumatólogo especialista de la Unidad de Pie y Tobillo de iMove-Clínica Mi Tres Torres.

«Obviamente, los deportistas de gran envergadura que practican disciplinas de impacto, como el baloncesto, se encuentran especialmente predispuestos a sufrirla debido a los saltos repetitivos», explicó para SPORT el doctor Puñet.

En casos agudos, la persona siente un dolor en el talón, sobre todo al arrancar la actividad, y suele sentir como este dolor se calma en parte, una vez iniciado el ejercicio. En esta fase, «los anti inflamatorios,el hielo local y los estiramientos de fascia pueden ser suficientes para mejorar el cuadro», afirma el doctor Puñet.

El dolor no cede del todo

Según nos relata el especialista de iMove-Clínica Mi Tres Torres, «en estadios más evolucionados, como debe ser el caso de Higgins, el dolor no cede del todo y puede llevar a ser francamente invalidante», explicó. 

«El dolor que se sufre en el talón de manera persistente limita mucho el nivel competitivo del deportista. Cuando el cuadro se ha cronificado y las medidas conservadoras como fisioterapia, plantillas, reposo e incluso las infiltraciones con plasma han fracasado debe considerarse el tratamiento quirúrgico», como finalmente ha sucedido.

La intervención de la fascitis plantar crónica «consiste en realizar una fasciotomía (sección parcial o subtotal o total de la fascia), con la finalidad de restar tensión a la fascia que crónicamente se encuentra inflamada», afirma el doctor Puñet.

Posteriormente a la intervención, el deportista debe seguir un riguroso proceso de rehabilitación. Si bien los resultados tras la intervención acostumbran a ser buenos, «el retorno a la actividad deportiva no suele antes de los 2-3 meses».

Fuente notícia: Sport.es

Imagen: Javi Ferrandiz

Noticias relacionadas

Ver más noticias